April 23, 2016 by ConTextos

EL LIBRO -EL GRAN AUSENTE EN LA CELEBRACIÓN-

El otro día haciendo fila en un banco, saqué de mi cartera un libro y todos me vieron como extraterrestre … unos me vieron con envidia porque encontré una manera que mi espera de casi una hora en el banco no fuera tan tediosa, otros buscaron un periódico para aprovechar a leer también, un niño se me acercó y me dijo  “Juela que montón de letras”.

En El Salvador, para la mayoría, los libros son artefactos extraños, escasos y ajenos a la cotidianidad y hoy 23 de abril ha sido declarado por la UNESCO el día internacional del libro. Particularmente me alegra que existen iniciativas personales y de organizaciones que llenan su Facebook con frases célebres, fotos bonitas y organizan intercambios de libros. Me doy cuenta que muchos ya están de acuerdo que “leer es bueno”.

Pero, ¿qué estamos leyendo?

Todos aprendimos inevitablemente a leer utilizando el silabario y aunque es un libro que me trae muchos recuerdos de infancia, tengo que reconocer que el método de repetir y hacer planas a partir del silabario no fue el mejor. El único libro que todos recordamos y la metodología basada en la repetición y dictado, no desarrolla habilidades de pensamiento crítico y mucho menos amor o pasión por la lectura.  Después del silabario, los libros son los grandes ausentes en las aulas y en la mayoría de hogares. Ya de por sí el contacto con los libros es muy tarde (alrededor de 7-8 años), y el libro y la lectura casi exclusivamente vinculado a la escuela y a la tarea.

Durante todo el recorrido de casi 12 años en la escuela son muy pocas las oportunidades para aprender a disfrutar un libro, para hacerlo parte de la vida cotidiana.

¿Cómo celebrar entonces el día del libro en esas condiciones?

A mí me encantan las fiestas y celebraciones, pero en El Salvador, el día del libro es como celebrar una boda sin el novio, o celebrar un cumpleaños sin pastel o una vela sin el difunto.

No todo está perdido, y en ConTextos he visto el otro lado de la historia. Sin duda en 62 bibliotecas de nuestra red el día del libro es todos los días que los estudiantes entran a la biblioteca y leen, comentan, intercambian libros y los llevan a su casa.

Me da un poco de esperanza, saber que cientos de niños de nivel parvulario de la red de ConTextos, no van a conocer el silabario y sus maestros no les obligarán a repetir ma – me – mi – mo – mu y que mucho menos les dejarán 200 planas; he leído historias de grupos de jóvenes que han aprendido no solo a amar y leer poesía sino a escribirla, conozco padres y madres de familia que además de hacerse cargo de los oficios en la casa, atender a los niños y vender tortillas, agregan a sus actividades horarios para cuidar la biblioteca. Sé que para más de 28,000 estudiantes los libros no son artefactos extraños, exóticos y lejanos, sino parte de la normalidad.

Nosotros en ConTextos seguiremos haciendo nuestra labor, no expandiendo sino profundizando la calidad de lo que nuestros estudiantes y docentes leen y a través de la primera campaña de ConTextos dentro de unos meses invitaremos a todos a escribir una nueva historia para el sistema educativo.

Feliz día, libro –el gran ausente de la fiesta- espero que el próximo año podamos no solo celebrarte, sino también verte más seguido en aulas, casas, centros comerciales, bancos, en los buses y que ya no seas tan extraño para muchos.

Alejandra Mejía de Hernández
Directora de Desarrollo y Comunicaciones

Recent Posts

October 29, 2020

Dejarme asombrar me facilita aprender

En junio de este año me comuniqué con el profesor Salvador Guzmán, director del Centro Escolar Cantón San Rafael. Me llevó un poco de tiempo…

Read More
October 19, 2020

No puedo decir quiénes son, ni cómo, ni cuándo, ni dónde

“No puedo decir quiénes son, ni cómo, ni cuándo, ni dónde…” Eso fue lo primero que escribió Jennifer Coreas, Jenny para ConTextos, después de mirar…

Read More
October 8, 2020

Gracias por la confianza

Hace poquito más de un año que trabajo en ConTextos. Empecé armando bibliotecas cuando estábamos afuera sin preocuparnos de a quién abrazábamos. Armar bibliotecas en…

Read More