August 21, 2018 by ConTextos

¡ALTO! NIÑOS A LA BIBLIOTECA.

El jueves estaré viajando a California, USA para un par de eventos de recaudación de fondos y desarrollo profesional. Por primera vez en mucho tiempo tengo nervios de hacer este viaje, sin poder identificar las razones precisas de este nerviosismo, empecé a enfocar mis prácticas de yoga y mindfulness para que todo fluya y recordé que no voy a un lugar extraño sino que voy a la que fue mi casa durante un año hace 7 años.

En esa época, antes de ConTextos mi vida consistía en empacar loncheras, organizar playdates, manejar a clases de baile, gimnasia, entrenos de futbol, tardes en el parque, mientras balanceaba mi vida de Au Pair y estudiaba NonProfit Management. Cada día era distinto pero en cada semana lo que no faltaba eran visitas a la biblioteca, lecturas antes de dormir e inventar historias. Mi vida estaba rodeada de lectura y aprendí viviendo el concepto de literacy.

Por esos días y cuando conocí a Debra y la escuché hablando de ConTextos me emocioné y supe que sus ideas eran parte de la respuesta para muchos problemas que yo veía en El Salvador y al estar inmersa en un mundo de letras, lenguaje, libros y bibliotecas pude experimentar un mundo distinto –¿o el mismo mundo con una mirada distinta quizás?- adonde los niños eran dueños de sus calles paralizando el tráfico para cruzar del parque a la biblioteca, adonde una opción de diversión incluye leer libros y luego inventar finales alternativos para la historia o canciones y antes de dormir corríamos a elegir que libro leer.

Hoy en la mañana un poquito de ese mundo de lenguaje, letras y libros se trasladó a Santa Tecla, un grupo de estudiantes del C.E Daniel Hernández caminó 2-3 cuadras para visitar su biblioteca, con un rótulo que dice ¡ALTO! El tráfico se paralizó no por manifestaciones ni protestas sino para permitir que los estudiantes lleguen a su biblioteca acompañados por su maestra. Durante una hora la visita a la biblioteca permite explorar múltiples formas de convivencia ciudadana: Caminar por la acera, hacer que los carros den el paso, saludar a los vendedores, a los del CAM y a los vigilantes, no tirar basura en la acera, respetar las señales peatonales, hacer fila, cuidar los libros porque otros lo van a leer después, dialogar con sus compañeros, escucha atenta cuando la maestra lee el libro, levantar la mano para preguntar, aprender a dialogar, devolver el libro a su lugar. Si todas estas acciones las multiplicamos a nuestras profesiones y mundo de adultos estoy segura que tendríamos más expresiones pacíficas en El Salvador.

Todo esto solo con una ida a la biblioteca … imaginense lo que podríamos lograr con más bibliotecas, con más lectores y autores.

Al escribir esto y pensar que al final de la semana estaré en uno de los lugares que me hizo vivir de primera mano un ambiente de lectura y escritura me emociono y pienso en todas las posibilidades para seguir transformando las experiencias de los estudiantes, con cada visita a la biblioteca.

Recent Posts

October 29, 2020

Dejarme asombrar me facilita aprender

En junio de este año me comuniqué con el profesor Salvador Guzmán, director del Centro Escolar Cantón San Rafael. Me llevó un poco de tiempo…

Read More
October 19, 2020

No puedo decir quiénes son, ni cómo, ni cuándo, ni dónde

“No puedo decir quiénes son, ni cómo, ni cuándo, ni dónde…” Eso fue lo primero que escribió Jennifer Coreas, Jenny para ConTextos, después de mirar…

Read More
October 8, 2020

Gracias por la confianza

Hace poquito más de un año que trabajo en ConTextos. Empecé armando bibliotecas cuando estábamos afuera sin preocuparnos de a quién abrazábamos. Armar bibliotecas en…

Read More